Resistencia en el flanco débil

junio 27, 2009

Cacareos de la Boca de Ganso Global (y Blogal)



También los feos cascan que es un gusto y aquí no se oye un clic. Nos descubro una semana más, ésta además por partida doble, adictos al obituario velocítero e interconectado, tan a la par estelar como esclerótico. Acumuladores de cadáveres nada exquisitos. Devoradores de mitomanías descabalgadas. Coleccionistas de estampitas de dudosa inmortalidad y necrológicas en régimen de subarriendo. Tanto dan el lustre o la oportunidad. Tanto da el todo merecimiento. O sencillamente la posibilidad de no abrir la puta boca, al menos por esta vez. Un fiambre es siempre un fiambre, o lo que es lo mismo; qué mejor motivo para actualizar... Que tantos tengan tanto que decir sobre los muertos y tan poco, tan condenadamente nada, sobre la muerte.


5 comentarios:

  1. Señor mío, eso es porque la muerte no existe:

    http://www.youtube.com/watch?v=CfKGs8OvAh4

    ResponderEliminar
  2. sigue asi, Javi, y borra lo de sin talento del título.

    ResponderEliminar
  3. La única muerte a sentir es la que no llega en el tiempo acordado.

    Vaya frasecita, que me maten.

    ResponderEliminar
  4. De la muerte ya hablaron señores como Schopenhauer. Gente grande. Al común de los mortales nos gusta quedarnos con el ticket de la entrada del concierto que no pudo ser, concierto que no era por amor a su público, ni mucho menos a la música, más bien porque estaba pasando fátigas. Los mitomanos somos así, gente pequeña, Javi.

    ResponderEliminar
  5. Hay viejos rockeros que nunca mueren, Maite, como tú, por ejemplo. Ya hasta echaba de menos tu mala leche subliminal y esta cierta suerte de acoso y derribo.

    Mitómana pequeña tú, cascarrabias proselitista yo, el caso es que ninguno de los dos saldremos con bien de ésta, así que por qué bajarse cada cual de su burro... No hay problema ni hay conflicto, ambos sabemos qué perfil arroja su sombra y la sombra del otro. Disfruta de tu entrada frustrada que yo disfrutaré lo mejor que pueda mi acedía.

    La vida es para los que saben vivirla, por eso también antes o después todos somos evacuados de ella.


    abrazo.

    ResponderEliminar