Resistencia en el flanco débil

diciembre 06, 2017

Kosmonauts



"KOSMONAUTS"




No hay lugar para los hombres fuera de esta tierra
que fue su semilla
No habrá nunca lugar para nosotros allá arriba
en el espacio
profundo
y frío
y enfermo de blancas estrellas de fuego
Nos destruiría a la primera oportunidad
con un simple e insonoro abrazo
de su vacío

Y pese a todo somos sus hijos
su igual
su reflejo diminuto
y apenas significante
aquí
en la Tierra
la enorme y bendita Tierra
esta azul mota ridícula en mitad de la Gran Nada
a sus ojos.


Existe, tal vez
un enorme agujero negro
que es centro y dios de todo lo creado
Una estrella vieja y sabia que murió
hace tanto
que ni el tiempo guarda memoria
de su colapso


Una estrella vieja
sabia y centro y dios de todo cuanto es
que murió precisamente
para que manásemos de su herida
y a la que antes o después
regresaremos
partícula a partícula
Todos.
Cuando el tiempo incluso sea tan viejo y senil
que no guarde siquiera memoria de sí mismo



Existe, tal vez
muy probablemente
un enorme agujero negro
que soporta y sostiene este universo
padre dios cosmos
del que heredamos los ojos sedientos de horizonte
Un Gran Atractor que nos llama de regreso
desde antiguo
e impulsa nuestro albedrío 
que jamás fue tal


Somos carne
somos dios
somos planetas
navegando sin rumbo este océano de oscuridad
e incertidumbre
Cuerpos celestes cuyas trayectorias
de súbito
extraña e inopinadamente
se encuentran y conocen
coinciden y se retroalimentan
hacen camino juntas
en pos de esa nada que será
antes o después
cuando el tiempo se desdoble
la caída última
y final
y enferma de estrellas ya apagadas


Ese volver a la placenta
que será la oscuridad última
y primera de lo que todo
surgió
y todos partimos


Pero eso no será hoy
tampoco mañana
pasará cuando suceda
dentro de millones de años
para entonces todos habremos dormido


Hoy eres una flor del espacio
rosa imposible de una playa marciana
sentada sobre las rocas
por ejemplo
y de fondo el mar oxidado
por ejemplo
y sonríes
sin ir más lejos
tal vez
y sólo tal vez
porque algo en el fondo de tu alegría
sospecha
sin tú saberlo
que una nube de buen tiempo
se aproxima a tu órbita...


No sabes cuándo
pero te aguarda
No sabes cómo
pero te espera
Sólo para decirte
quién sabe
incluso sin palabras
que el tiempo de los milagros no ha terminado todavía...



noviembre 16, 2017

Harry Houdini




No echaré al fuego tus cartas, 
nuestras fotos, 
eso sería negarles en ese ajusticiamiento 
la obligación y el derecho 
de probar su número y su envergadura:
el íntimo contenido de su verdad.

Voy a dejarlas tiradas aquí,
a la intemperie de tu renuncia,
al sol y la sal
y el castigo del viento del desengaño;
ocre óxido de los días...

Voy a dejarlas tiradas aquí,
al abrigo de tu desalojo;
pierdo cuidado;
sé que no regresarás a salvarlas...

Yo me marcho lejos pero no me moveré de aquí;
voy a encerrarme en esta trampa de supervivencia,
sarcófago de puños cerrados,
agujero negro de masa incombatible:
me encierro para seguir viviendo,
lastrado de cadenas,
preguntas cuyo albur ya no reclamo,
sólo para traspasar el horizonte de tus sucesos...

Es demasiado peso.
Pero pierde cuidado;
escaparé a tu vórtice;
voy a lograrlo...

Y una vez fuera,
quién sabe,
tal vez algún rastro de cuanto fuimos
aún se sostenga en pie,
vestigio en ruinas de una civilización en colapso,
señal de que algún dios menor estaba de nuestra parte...



Será un entonces que hace noches que es pasado.
Tu tiempo y mi tiempo ya nunca han de ser el mismo... 

noviembre 14, 2017

Algún día...





Huídas hacia adelante, dejándome la boca llena de palabras interruptas, la mirada esclava, ovillo del terror en las costillas, sólo por esa sed melodramática de saber que si te giras, nunca lo hiciste, tenerme allí, saberme aquí, en el decorado del naufragio, viéndote irte; esa película barata, ápice de tu fiebre, que nunca protagonizaremos... Y no sólo eso: cuyo estreno nos sorprenderá exiliados de nosotros mismos, uno del otro, ajenos, cada cual en su silencio, a aquélla, nuestra estrecha indecible patria: lábiles minutos de fulgor eléctrico y un violeta transitorio. Ese algún día que ya no se sobrepondrá a nuestra frontera.