Resistencia en el flanco débil

junio 18, 2009

Pásame esos clínex, Jumungus


Por lo general junio tiene estas cosas, se me pone la bilirrubina de la inmunodepresión por las nubes y después todo culmina en un querer devenir tsunami, sin aspirar, no obstante, a pagar los gastos de tintorería subvinientes. Tengo que ponerme a pensar en fresas con nata deslizándoseme esófago abajo o bien en playmates de los ochenta para conseguir desofuscarme, si es que ese verbo existe y los dioses de la Rae lo admiten en su seno, que va a ser que no, pero yo les tiro la pelota, por si quieren volver a fijarse la gomina del esplendor en la rabadilla. A mí una que me puso siempre conturbado y florentino, es decir, renacentista, fue Teri Copley, la de la mierda aquella de Jim Wynorski: Transylvania Twist. Qué de todo en su sitio, la chicuela, mientras no abriera la boca. La fotografía y no el cine fue el invento del siglo, del milenio ya que estamos. Viéndola en sus fotos nunca dirías que era patizamba o que tenía un pezón más estrábico que el otro. Que cantaba con la nalga, como poco... Eso sí es paraíso bien ganado y que nos dejen ya de Murnaus y Eisensteins. No me cabe duda de que cuando sea que el apocalipsis Mad Max y el páramo postnuclear tengan a bien abatirse sobre nuestras patéticas civilizaciones, el viejo uso y abuso del revistero clandestino y pringoide de debajo del colchón ha de ser por fuerza el sine qua non de la supervivencia. Sólo los sicalípticos de la vieja escuela medraremos.


2 comentarios:

  1. dios mío, qué peliculón me he perdido! tengo que verla pero ya! gracias una vez más por sus sabios consejos cinéfilos, nos vemos en la cúpula del trueno!

    ResponderEliminar
  2. Esta es la Madre de Courtney Love o que! Jjajaja.. ESTA PELI ES INFAME,... si la quereis ver en el club la tengo :)))

    Mon.

    ResponderEliminar