Resistencia en el flanco débil

julio 23, 2011

La Rowling es mujer de su casa, hembra hacendosa




Una cosa chula que tiene el cine es que te ahorra tiempo de lectura, de lectura infructuosa, quiero decir. Algo así como comprar marcas blancas. Mejor: algo así como comprar falomir. Comprar falomir es comprar la copia mala de la copia chunga. Comprar réplica. Comprar barato. Comprar falomir... Cuando yo fui chicuerele si tus padres padecían hasta la última peseta que entraba en casa no te compraban los juguetes que salían por la tele, con suerte a veces te compraban su versión falomir. La calle en la que crecí era toda sí bastante gipsy, así que no había presupuesto para ocios con denominación de origen. Nosotros no jugamos nunca al Hundir la flota. Uno de nostros se bajaba de casa el Hundir los barcos más que baqueteado y ya con eso nos dábamos con un canto en los dientes. También recuerdo unas deportivas... ¡qué coño!... unas bambas, Ribok, que son las que inopinadamente más me han durado en mi vida. Remembranzas de una infancia falomir.

El tema es que nada de esto viene muy a cuento de lo que quiero decir, que es que por lo visto la gente guapa no tiene derecho a no perpetuar su simiente. Los malos y los perversos sí, ésos que se maten a pajas o derramen la leche fuera, pero los buenos, ¡ay! los buenos, ésos que no malbaraten ni una gota de su valiosísimo, sagrado genoma... Me metí la otra noche en la de Harry Potter. La de las reliquias mortuorias volumen dos. La reúltima. Por fin.

Y es lo que decía: si ves las pelis de Harry Potter no te hace falta leer los libros. Te ahorras siete tochanacos y acabas llegando a la misma conclusión que en siguiéndolo por la pantalla: y ésta es: que la gente guapa tiene la obligación de churumbelear el mundo sí o sí. ¿Cómo se entiende si no? Después de siete libracos y ocho peliculejas el señor Potter ya no quiere ser mago. ¿Mago yo? ¡Anda a la mierda la magia! Así que rompe la Varita Testarrossa y dice aquí me planto. ¿Por qué? Yo os lo diré: porque ha descubierto el poder de las tetitas. Fin de la historia e inicio del Eterno Retorno sin Goma.

A partir de ahí venga a darle todos al folleteo ortodoxo, venga todos a zumbarle al metesaca de la reforestación infantil: 20 años después ya han repoblado la Pérfida Albión y a poco que te descuides te verdean de mocosos también el Amazonas.

Me cago en todo.


9 comentarios:

  1. Anda que también el nombre de Falomir proviene de alguna mente calenturiente de la época franquista, quizás algún pederasta que le daba al fascio-manubrio sólo con mirar los dibujos del educado jovencito que aparecía en los libros de urbanidad.
    A parte del hundir los barcos había esa copia del monopoli llamada superpoli, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Luis,

    He estado investigando y se da la circunstancia de que Falomir Juegos sigue funcionando a las mil maravillas

    http://www.falomirjuegos.com/web/index.php

    Entre las "réplicas" más gloriosas de su haber se encuentran el mencionado "Hundir los barcos" y "Superpoly", amén del "Coloca 4" (por Conecta 4), "Intelect" (por Scrabble), "La pista del Crimen" (por el Cluedo) o "Mi Chocomoldeo" (por Choconova) o "Trivio" (por Trivial Pursuit), y así hasta la extenuación...

    Es curioso, porque su afán por hacerse reconocible en el mercado aprovechándose del terreno abonado por las marcas oficioles, pero huyendo al tiempo de cualquier posibilidad de querella legal, ha hecho del catálogo de Falomir un adalid -accidental, claro- del castellano puro en estos tiempos de invasión imparable de anglicismos.

    Qué cosas.

    ResponderEliminar
  3. Viggo Mortensen como Alatriste es penoso. Como Aragon aprueba pero por el contrario sus elfos son de cartón y el gollum no llega. El Sombrerero Loco de Burton es,a buen seguro, insuperable pero la Reina Blanca y sobre todo el gato Cheshire no dan la talla. A mi entender.

    Lamentablemente no he leído las aventuras de Potter, pero casi seguro no debió dejar que se lo contaran. La magia al natural, sin enlatar, sabe mejor. Con sus pros y sus contras, por supuesto.

    Gracias por el apunte, un día de estos lo empiezo aunque ya sepa que Harry termina por romper su varita... Rowling no es Tolkien y Aragon no hay más que uno:

    No es oro todo lo que reluce,
    ni toda la gente errante anda perdida;
    a las raíces profundas no llega la escarcha,
    el viejo vigoroso no se marchita.
    De las cenizas subirá un fuego,
    y una luz asomará en las sombras;
    el descoronado será de nuevo rey,
    forjarán otra vez la espada rota.

    Lo siento, si no cito no está Dios conmigo.

    Saludos cretinos.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Mangas,

    Alatriste, toda sí la película, ella, es penosa, cierto, igual que toda sí, la Alicia Burtioniana, se me antoja una infeccción oligofrénica, cretina, ya que se empeña, de la que ni siquiera salvo al señor Depp. Es mi parecer más que mi entendimiento.

    Siento haberte esnucado el final de la Potter saga, pero asumo que asumes, pues reincides aquí, que el concepto de "spoiler" me tiene sin cuidado, y al finl y al cabo el universo es un pliege absurdo y despiadado.

    Respecto a las espadas que se tronchan y se vuelven a forjar con los años, todo me parece bien, todo correcto. Que la rompan los hijos y la vuelvan a forjar los tataranietos si es preciso, pero que me dejen en paz ya con la cantinela churumbelmaníaca, por dios, que no somos para tanto. A mi entender.

    Saludos necios.

    PD: Todavía no he encontrado el tiempo de leer tu referencia de Eco, por eso no he contestado, mendiós!

    ResponderEliminar
  5. El tema son los hijos del gafitas-cara graciosa-potter... Bueno, parece ser un final tipo “ y fueron felices y comieron perdices”, estándar y cerrado. El mundo está lleno de estándares, no? Solo que este parece tocarle la fibra más que otros. Razón no le falta, el mundo está superpoblado.

    Añade que no somos para tanto y le imagino hasta los signos de exclamación y el taco tras la coma... Qué pena que diga eso. ¿Fue usted el que el otro día gritó aquello de : “¡Larga vida a la poesía!”, no?

    Decir o pensar que la poesía agoniza es una cosa y hacer campaña para que se incluya la castración química en el calendario vacunacional de los infantes del mundo porque no somos para tanto es otra que yo no voy a hacer. Que el ser humano no es para tanto es su opinión, su experiencia. La mía, tan subjetiva o más que la suya, y probablemente fruto de una mente sinestésica es otra y coincide con la del paciente psiquiátrico que sale en el anuncio de Aquarius: el ser humano es extraordinario.

    Por cierto, me ha llamado reincidente?

    Saludos y cuídese.

    ResponderEliminar
  6. Estimado Mangas,

    Comprendo todo lo que me cuenta y me parece casi todo bien. Ya sabe lo que dicen por ahí de las opiniones y los culos.

    Respecto a Potter, bueno, el final parece más un "y fueron felices y su pusieron a engendrar como conejos", pero eso es lo de menos. Porque el final ya era estándar y estaba cerrado con lo da la varita y hemos ganado al mal. Fundido a negro y santas pascuas. ¿A qué lo demás? ¿Hacía falta? El epílogo churumbélico se me antojó una dosis de hiperglucemia gratuita y del todo indigesta, sí. Qué quiere, yo soy así de amargo. O de amargado. Eso creo que tampoco es noticia.

    Igualmente, yo grito hoy que no somos para tanto y me lo creo igual que mañana a lo mejor tengo un hijo y lo querré más que a nada. ¿Qué problema hay en eso? A mí no me cuesta trabajo ser contradictorio porque es mi naturaleza. ¿A usted sí? ¿Le supone un problema?

    De hecho, usted dice: "El ser humano es maravilloso", a lo que yo respondo que a mí lo que me parece el ser humano, como poco y para empezar, es complicado. Complicado y contradictorio. Multipolar. Ahí cabe mucho. Lo maravilloso y lo no tanto.

    De todos modos, mi saña iba toda contra la "cantinela churumbelmaníaca". O lo que es lo mismo: déjenme ustedes a mí escoger qué entiendo yo por familia; por familia feliz; y por felicidad, y dejen de darme la brasa con sus azúcares. Yo de "castración química" no he dicho nada, en todo caso ponga esas palabras y ese concepto en su haber, porque una cosa es lo que yo diga y otra muy distinta lo que su mente alumbre al calor de mis palabras. Igual que la Solución Final no estaba en los textos de Nietzsche por mucho que los nazis los viesen allí.

    Y sí, le he llamado reincidente porque reincide usted en este lugar, este sitio, como lo quiera llamar, más de tanto en cuando que la mayoría de cuantos no me conocen. Y ya sé lo que dice el drae: que reincidir se reincide en error, falta o delito; pero igual que le digo que está lo contradictorio le digo que está lo metafórico.

    No sé, busque en el drae "monolítico". A ver qué le sale y, sobre todo, a ver si le trae suerte.

    Cuídese usted también.

    ResponderEliminar
  7. Pues sí, me supone un problema ser contradictorio, lo cual no quiere decir que no lo sea, pero problema sí que me supone.

    El final estaba cerrado, sí , pero aqué no tanto?. A usted se le empalaga, se le atragantan los churumbeles, bueno, a las feministas también se les atragantará y darán su cantinela con una Harry Potter femenina, y estarán hasta el moño de pasivas reinas elficas o de temerosas Alicias. Y los gays se preguntarán por qué no se lió con el amigo. En fin, cada uno con su guerra... En principio parece una tontería ponerse hablar de eso y se siente uno tentado a pensar que nadie pretende imponernos ningún concepto o modelo, que es sólo cine, literatura,... Pero no lo es tanto si uno piensa todo lo que se ha escrito sobre literatura y sociedad o sobre literatura y política.

    Metáforas, hipérboles, lo que mi mente alumbró al calor de sus palabras sólo fue una hipérbole, Javier. No se ofusque.

    Y lo de la reincidencia era una broma, una pillada de tientes semánticos. Pero ya que estamos no sé lo que lo leen sus conocidos y desconocidos, no es asunto de mi incumbencia, ya le dije, ni me cuelgo la etiqueta de seguidor, ni me acaba de convencer la de reincidente. Pensaré en una, ya le contaré... También sobre la definición de monolítico.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Una de las más grandes películas que han sido, a mi tenor, es "El bueno, el feo y el malo", del maestro Leone.

    Aunque se lo parezca a usted, yo no me ofusco en absoluto, yo pongo mis puntos sobre mis íes y usted hace lo mismo. Es divertido. Tal vez distamos en el grado de vehemencia pero creo que vamos a la par respecto a tenacidad. Y así hasta que el destino nos alcance...

    Al fin y al cabo, tal y como decía Eli Wallach -ya ve, a mí también me pone eso de citar-: en el mundo hay dos clases de personas: de un lado están los que tienen la soga al cuello y del otro los que cortan la soga... Pero unos y otros, a sabiendas, están jugando al mismo condenado juego.

    Tiene usted la virtud de plantar cara sin perder la compostura. Le falta, eso sí, algo de cintura. A mí, por ejemplo, me falta visión de juego. Sólo sé finalizar o destruir... Es usted bueno. Muy bueno. Pero no es usted el único. Ni a este ni al otro lado del Pecos.

    Por eso mañana, si le place,volveremos a jugar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Una vez más gracias por los cumplidos. Sabe, a todos nos falta visión de juego. ¿Es aficionado a las motos? Esta semana Stoner ganaba en Laguna Seca, pero en el 2008 Rossi le hizó un adelantamiento en la curva del sacacorchos de los de no olvidar jamás. La wiki describe la curva como “famosa chicana a ciegas con un drástico cambio de nivel”, osea que no veía tres montados en un burro, pero ahí quedó eso para la historia de Rossi y de Laguna Seca. La madre que lo parió. Vale la pena recordarlo:

    http://www.youtube.com/watch?v=sfPM77TsGaA&playnext=1&list=PL762BACD8FD685B90

    Nos vemos en la próxima partida.

    ResponderEliminar