Resistencia en el flanco débil

abril 27, 2009

Sin Javier o Con Javier, Puta la Vida y Puto Usted...




De ordinario me pongo a darle a esta tecla bloguesférica muy pasadas las doce, el ceño esquinado, que no fruncido —¡gonorrea eterna para los escritores vagos!—, escuchando guitarreos vitaminados y baterías hipermineralizadas, todo ello muy metal y muy talibán, y además a un volumen insano en los auriculares, lo que a buen seguro me deparará sordera crónica y crisis de vértigo de aquí a tres telediarios, dos si son del Piqueras, que esos siempre bajan más sangre... Hoy me siento arrabalero y cabronazo, ya aviso.

La espicha Ballard y viene Francisco Súñer y me dice, ¡yep!, tío, escríbeme algo sobre el maestro, que ando preparando un especial. Y yo, progue de mí, que tengo ego de escritor, más ancho, por tanto, que el del común de los mortales o turba, voy y le contesto: ¡yep!, tío, dalo por hecho, allí estaré, y gracias por la invitación, coño... Y eso hice, me salió este chusco que casi mejor no voy a releer, porque a poco que te pongas empiezas a verle a los párrafos la urdimbre y las costuras y quieres que te trague la tierra; hasta la saliva te empieza a saber a bolso Tous de imitación... Yo no sé cómo será con los demás, yo sólo puedo hablar —como todos, como cualquiera— desde mi propia y jodida voz, mi circunstancia —mi maldito culo, que es como la opinión, cada uno la suya—, y a mí me ocurre que todo cuanto escribo termina por parecerme puta basura a la tercera relectura, eso cuando no a los cinco minutos. Mi escritura tiene la fecha de caducidad del pavofrío, día arriba día abajo.

Pero qué coño, en algo hay que invertir toda esta inmensa cantidad de tiempo churretoso, hay que escribirlo sí o sí, lo contrario es morir o anhelar a cada segundo una nómina de funcionario.

Así que está lo de Ballard y también lo de CALDODECULTIVO MGZ, que acaba de sacar el número 5 y lleva un par de cosas mías: un micropoemo todavía no sé si postnocillar: "Perfil Desactualizado: Las Máscaras del Antihéroe", y un relato sinvergüenza: "Vanidad 2.0". Y esto lo desgloso aquí porque, me cago en la puta, la imprenta se llenó de gremlins o qué sé yo qué y terminaron por evaporarse mi nombre y el nombre del ilustrador del relato —los únicos en toda la revista que padecimos este suceso asaz extraño—, y ya tiene huevos y bemoles y lefa frita el asunto, que no puedas apuntalar, coronar, apuntillar un relato que se llama Vanidad con tu puto nombre. Joder. Cada vez que crees que sí, que está vez tienes a tu alcance aunque sea una mínima victoria, que por fin vas a chotearte de Dios en su puñetera cara, viene el cabrón y te caga encima.

Así que la cosa va de egos. Putadas aparte, este quinto número se llama "Me, Myself and I # 2.0" y trata, sobre todo, del ego creador, del ego internetero nuestro de cada día, quítanoslo hoy. Gentes del orbe ciberesférico que escriben la pantalla tengan o no algo que decir y en lugar del DNI presentan el blog, el twitter, el flicker o el perfil de facebook cada vez que van a sacar dinero al banco o al médico de cabecera a que les recete un ungüento para las ladillas. ¿Somos demasiados? ¿Cabe alguno más? ¿Deberíamos todos fallacer ipsofácticamente? Espejito, espejito, cuál de nosotros tiene el ombligo más bonito... Y esta descripción es aún más sui generis de lo que aparenta, pero que queréis que os diga, van a ser las dos de la mañana, amigos.

El caso es que han sido prácticamente diez meses de duro trabajo, hasta traer un churumbel al mundo cuesta menos tiempo, carajo, pero ya está en la calle el asunto, que es lo que cuenta, y a partir de aquí a otra cosa mariposa. Mejor no releer, que luego pasa lo que pasa.

Ahora toca lo del autobombo y la endogamia porque sí, porque nosotros lo valemos y toda esa mierda:

Por la parte que me ha tocado lidiar, que ha sido la edición y coordinación literaria, agradezco desde aquí la buena predisposición para arrimar el hombro con sus letras de los siguientes sujetos peligrosos, a saber: Joan Ripollès —aka Johnny Laputta—, Rubén Lardín, Javier Esteban, Fco. Javier Pérez, Pablo Fraile Dorado, Miguel Espigado, Jorge Muñoz, Ramón Sanz Tardío, Luis Torres, Juan Carlos Elijas, Carlos Be, Paco Enlaluna, Juan Pablo Villalobos, Riot Über Alles, Gerard Gil, Vanity y Dídac Punyet.

La nómina de artistas gráficos es aún más luenga, todos ellos cracks en lo suyo, está completa aquí.

Por supuesto agradecidísimo a Aleix Gordo Hostau, que tan de puta madre ilustró mi relato y que también se quedó sin su firma sobre su colaboración.

Y por supuesto a Unai Reglero, máximo artífice del Proyecto Caldodecultivo, por confiarme el apartado literario de la revista, por creer en mi escritura, y en general por ser capaz de reunir y coordinar a tanto talento dispar. Te has marcado un trabajo de la hostia.

Y bueno, ya fin a todo esto, mañana será otro día y tal vez tenga más agradecimientos de los que desprenderme tan generosamente, pero por hoy se me han acabado, así que para quien sea que llegó a este lugar picando en gúguel "Vida Puta y Sin Javier", lo siento, tío, para ti ya no me queda nada, pero yo también te quiero. Apuesto a que cualquier día de estos nos vemos por ahí... ¿No?





No hay comentarios:

Publicar un comentario